martes, junio 21, 2011

Novela gráfica, ¿a favor, o en contra?


El término "novela gráfica" está muy en boga últimamente. El mundo del cómic está creciendo, le pese a quien le pese, y se está haciendo su hueco en el mundo de la cultura.

Lo veo, porque me informo. Lo sé, porque escucho a los libreros.

A pesar del estigma que relaciona el cómic con algo infantil, parece ser que está empezando a ser tomado en serio. Por supuesto, hay formas, y formas, y una de las más extendidas, como siempre, es el eufemismo.

Para mí, el término "novela gráfica" es un gran eufemismo. Es una expresión que le da seriedad (por no decir solemnidad) a un género que realmente necesita que lo tomen en serio. El problema es que, sea cual sea su intención, y sin importar que esta sea buena, creo que es un error llamar "novela gráfica" a un cómic, por una sencilla razón: no hay reglas.

No voy a entrar en lo adecuado o no de llamar a cualquier cómic "novela gráfica". Para eso ya hay un gran debate en internet, con sus "a favor" y sus "en contra". Decidir si el término "novela", que ya de por sí es bastante abstracto y sujeto a estudio, sería correcto de aplicar a un comic, le toca discutirlo a personas que saben más que yo del tema.

Lo que a mi me preocupa son los criterios que se usan actualmente para discernir entre una "novela gráfica" y un simple "cómic".

¿Por qué no creo que sea adecuado? Bien. "Novela gráfica" es un término que se usa para referirse a cómics como "Watchmen" o "V de Vendetta". Sé que siempre se mencionan los mismos, pero precisamente por eso me vienen bien en este análisis. ¿Qué diferencia a estas "novelas gráficas" de cualquier otro cómic mensual que pueda publicarse en cualquier otro momento? Por lo general, estas "novelas gráficas" estaran dotadas de una gran calidad, avalada casi unánimemente por la crítica. Ya sea por los autores y su impacto en el "fandom", o por las susodichas críticas, estos títulos serán casi siempre best-sellers. Y son editadas en tomo, eso no falla.

Aquí está el problema. Estas novelas gráficas fueron publicadas originalmente de manera mensual. Como casi todos los cómics. Fueron editadas posteriormente en tomo debido a que tuvieron cierto éxito y a que constituían una historia cerrada. Entonces... Una historia cerrada de "Spiderman", publicada mensualmente, escrita y dibujada por un gran equipo creativo de renombre... ¿No es una "novela gráfica"? ¿Y si esa historia se publica en tomo? ¿Lo es, o no lo es? Y en caso de que no lo fuera... Si resultara tener mucho éxito... ¿No acabaría publicándose en algún sello similar a "Marvel Graphic Novels", o algo así?

¿Qué hace a la "novela gráfica", la calidad, o el tomo?

Mi respuesta es: ninguna.

Un formato NO hace al género. La valoración de la calidad es discutible y subjetiva, y por lo tanto TAMPOCO puede hacer al género. Lo que diferencia a estos cómics son las ventas, su condición de best-sellers. Y un best-seller, amigos, no hace una "novela gráfica". Hace un best-seller.

Un género, ya sea "ensayo", "obra dramática", "poesía" o "cómic" (que para mí, por motivos históricos, más que otra cosa, es el auténtico género), está constituido por una serie de características fijas, dentro de lo posible, que hace que lo distingan de cualquier otro género. En ese caso, ¿en qué se distinguen el "Watchmen" del número 234 de "Batman" que ha salido este mes? De nuevo, la calidad, las ventas y el formato. Pero no la narración, el lenguaje, la expresión, etc., que es lo que debería valorarse en este caso. En ese sentido, "Watchmen" y el número mensual de "Batman" son ambos cómics, o ambos novelas gráficas, pero sería incorrecto que uno sí, y otro no.

Si debería llamarse a todos los cómics "novelas gráficas" o a ninguno, como decía antes, ya se lo dejo a los expertos. Mientas tanto, seguiré pensando que el término "novela gráfica" es una excusa para conseguir aportar seriedad a un género que, por desgracia, siempre la ha necesitado, a ojos del gran público.

Probablemente por eso, cuando esta mañana ha entrado un chico a la librería en la que yo estaba, y ha preguntado "¿os ha llegado alguna novela gráfica?", mi primer impulso ha sido querer partirle la boca. Aunque puede que el tono increíblemente pedante con el que lo ha dicho haya tenido algo de culpa...

Y como dijo el gran Neil Gaiman en una fiesta snob en la que le preguntaron en qué trabajaba: "Escribo cómics".

Os remito a un artículo de Zona Negativa mucho más útil que el mío: http://www.zonanegativa.com/?p=26810

PD: próximamente, un mini artículo que ya llevo siglos preparando, sobre por qué creo que los cómics NO son literatura.

martes, marzo 08, 2011

Lo bonito del "ateismo"

Como ya hablaba el otro día con Peralta, lo cierto es que no soy exáctamente ateo. Soy algo que va más allá. No es cuestión de ser más que nadie, sencillamente, creo que el ateismo conlleva un posicionamiento en contra de algo (en este caso, la existencia de un ser superior), y eso significa no ser indiferente. Significa opinión, matices, puntos de vista.

Cuando digo que estoy más allá de esto, me refiero a que me la pela tantísimamente tanto que haya o no haya algo, que le dedico al tema, en mi mente, un tiempo mucho menor de lo que cualquier otra persona pueda dedicarle. Es decir: no soy el único, habrá más gente que sienta (o le resbale) lo que yo siento.

Pero lo que no me gusta es que, por lo general, se toma el hecho de tener una creencia en algo, un "sentimiento inexplicable", como algo bonito, algo inspirador, sentimental, casi artístico. Y los que no creemos, o no nos interesa lo más mínimo creer en nada, pecamos de desencantados. De poca profundidad. De sosería incluso.

Hace dos días me alegré mucho al encontrar, en Portal 42 (un tumblr o lo que Dios quiera que sea, que hace las delicias de muchos frikis como yo), unas viñetas de un comic en el que aparecía Bill Rayos Beta. Y ahora os explico quién es Bill.

Bill Rayos Beta es un sucedáneo de Thor del cual no se absolutamente nada. Sólo se que tiene una fisionomía caballuna, y que es portador del martillo. Absolutamente nada más. Siempre lo he visto como el equivalente a Máquina de Guerra para Iron Man. Nunca me he informado, y mira que he perdido el tiempo leyendo biografías de personajes muy chorras...

Y de repente, en tres viñetas, Bill Rayos Beta resume toda mi filosofía de vida.

- Estoy sólo. Miro a los cielos y los creo vacíos. Y si no vacios, la sola idea de venerar a aquello que more allí me parece obscena.

- Pero, ¿por qué continúas?

- Eso no cambia lo que es correcto. Si no hay nada más que lo que nosotros hacemos en este mundo, hermanos... hagámos lo bueno.

Bill Rayos Beta acaba de entrar en el Top 5 de mis personajes de cómic favoritos.

martes, febrero 15, 2011

¡¡Big Culo Day 2011!!

No he podido escanear un culo rondadoresco porque en San Vicente no tengo mis comics a mano, y no he querido anarrosear ningún culo comiquero que no significara nada para mí, pues sería faltarle al respeto a este gran día. Ante la imposibilidad de dedicarle más tiempo a este asunto, he decidido hacer mi aportación a esta fiesta nacional con otro culo que tuvo grandes repercusiones en mi desarrollo como persona:


Classic!

¡¡Feliz Big Culo Day 2011!!

Y para aquellos que no lo entiendan, que hagan click aquí, y larga vida al Marciano:


domingo, enero 30, 2011

La familia es lo que tiene

La familia es complicada. Puedes tener con algunos una relación excelente. O una relación que ni fú ni fá. Tal vez sois indiferentes los unos para los otros, o mantenéis una vendetta desde tiempos inmemoriales.
Y luego está la familia a la que empiezas a conocer cuando ya han pasado los treinta años, y después de un tiempo de conversaciones de todo tipo, se acuerdan de algo de su juventud, y entonces te lanzan la bomba:
"Pues yo de chaval leía tebeos. No, no, no sólo Mortadelos... También cómics de Marvel, de esos que editaba Forum".
Y tu ojete empieza a boquear como un pez. Esta frase me la dijo en Nochebuena el gran Javi, marido de mi prima Ali. Me alegró, porque luego mantuvimos una conversación guay sobre el tema, y como suele pasar con la gente que lleva mucho tiempo despegada de la cronología Marvel, le puse un poco al día, provocando la consiguiente esquizofrenia (porque si en 5 años el Universo Marvel da diecisiete vueltas de campana, imaginad en 20 años... Pues da 68 vueltas.).
Una semana después, me cayó la bomba. Anduvía yo por la Calle Ancha (esto parece el Mundodisco) cuando sonó mi móvil. Era Javi, que estaba haciendo limpieza en su casa. Y había encontrado cómics. Que nada, que los metería en una bolsa y ya me los daría. Bamf wins!
Hace dos días, la bolsa llegó a mis manos. Me dio un poquito de bajón porque vi muchos Mortadelos de esos del lomo blanco y negro, y ya dudé. Pero entonces abrí la bolsa y... What the what?
En efecto, había cinco Mortadelos de la misma colección que yo tengo, y ninguno repe oiga, ya es suerte. Yambién había un cómic de Mortal Kombat de calidad dudosa. El número 6 de Dragon Fall (eso no me lo esperaba). Los números 2 y 3 de Groo, del que nunca he leído nada y es uno de los icónos del cómic. Dos números de los Nuevos Titanes, uno de Flash y otro de Superman, todos ellos de la Editorial Zinco. Un Spiderman de Sal Buscema suelto, dos Daredevil de Mazzuchelli y otro de Miller, todos de Forum. Un tomo de un tal Robohunter, del que no me suenan el nombre ni los autores, ya le echaré un ojo.
Y ahora, las joyas de la corona:
-Nueve números de los Transformers de Forum.
-Tres números del Flash Gordon de Vértice (¡con las tiras de Tumbita y todo!).
-Dos tomos del Dreadstar de Jim Starlin.
-Dos números de Star Wars, uno de ellos de Norma, y el otro de Vértice, de cuando aún se les llamaba Guerras Estelares.
Y mis tres favoritos, a cada cual con una portada más mítica:
El número 12 del Batman de Zinco, con la chanante portada de Alan Davis.

Un tomo de Zinco con cinco números de Juez Dredd. Incluyendo impoluto el número uno, con la portadaza de Brian Bolland a saco.

El número cuatro de DC Versus Marvel, precursor de amazing JLA/Vengadores, con saborcito Amalgam y recordándonos lo malos que fueron los 90. No, no está en la liga de los demás, pero es historia pura.

Ahhhh... Bendita familia. Mil gracias, Javi.

PS: Lo que no he comentado es que mi primo Migue me cedió su colección de ciento y pico Pequeños Países. De los viejos. De los buenos. Gracias a todos por las aportaciones. Mi biblioteca sigue creciendo. Un trillón de gracias, Miguel, ya los estoy ordenando y archivando.

PS2: Perdón por el formato, no sé que le pasa a Blogspot hoy...

miércoles, diciembre 29, 2010

Asombroso Spiderman #50

Me llena de orgullo y satisfacción volver a escribir una entrada sobre cómics en este blog, y no porque lleve tiempo sin hacerlo (que va, a este paso me voy a volver monotemático... pero es que no se puede estar en todo...), sino porque el hecho de que escriba algo bueno sobre Spiderman significa que la colección ha vuelto a levantar cabeza desde que se hundiera en la miseria en el ya mítico Asombroso Spiderman #20 con la infame saga One More Day perpetrada por nuestro "editor favorito", Joe Quesada, y de la cual ya os hablé aquí.

Si hacéis las cuentas: eso son TREINTA números de miseria.

Deurante el llamado "mefistazo", el que el demonio Mefisto ofrece a Peter la salvación de su tía May (así la parta un rayo) a cambio de su matrimonio con MJ, y todo lo que ello conlleve. Sí, lo se, todos habríamos dejado que la tía May se pudriera en el infierno (de una vez por todas, dirán algunos), pero lo de que Peter Parker es deficiente además de buenazo, ya lo sabíamos.

Litchensteiniana portada de Marcos Martín.

Conclusión: una excusa para devolver al personaje a una soltería casi adolescence, y hacer desaparecer MJ, uno de los mejores personajes que ha tenido la serie. Y más aún desde la etapa Straczinsky.

No me molesta que en Marvel lleven a cabo sus sucias tretas comerciales, mientras lo hagan a cambio de buenas historias y dibujos de calidad. Pero es que al grupo "rotante" de dibujantes y guionistas parece que les ha costado pillar el tranquillo. Unos 30 números, vaya. Pero poco a poco se han ido filtrando algunos síntomas de calidad en la serie, mes a mes, poco a poco. Un Joe Kelly desternillante, que no tiene por qué demostrar nada (si habéis leído sus números de Masacre ya sabéis de lo que hablo). Un Marcos Martín y un Javier Pulido que hacen que ser español sea un auténtico orgullo, por no hablar de lo mal que se deben sentir el resto de dibujantes, que no son sino "dibujantes" a su lado. La introducción de nuevos villanos y secundarios, que dios sabe que se agradece...

Splash page navideña de Javier Pulido.

Pero faltaba regularidad, y menos saltos. Y creo que esa regularidad se ha alcanzado con este número 50 (de la edición española, recordemos. Me niego a spoilearme esta serie).

El tomo abre con una historia del Rino que nos vuelve a demostrar (despues de la ma-ra-vi-llo-sa Flores para el Rino, de Milligan y Fregedo, hace ya 70 u 80 números) que una vez que dejamos de tratar a un villano -o exvillano, como es el caso- como a un tipo, y le damos un mínimo de profundidad, la cosa funciona. Joe Kelly se sale en esta historia, en la que consigue que Norah Winters me caiga bien por primera vez, con el comentario de "sólo necesito unas bragas impermeables". Max Fiumara empieza a cogerle el gustillo al personaje, y en mi opinión dibuja a uno de los mejores Peter Parkers que he visto (Parker, que no Spiderman). Y el Rino, que decir del Rino. Ese personaje ridículo, como la mayoría de los villanos de la vieja escuela, y que ya le ha dado su segunda lección a los guionistas mediocres, igual que el Buitre lleva haciendo ya un tiempo.

Y muy sutil esa aparición de MJ, avisando ya de lo que está por venir dentro de unos meses en One Moment in Time.

Resumiendo: una historia muy dramática, con toques de humor, pero sobre todo con potencia. Con una única salvedad: que han conseguido demostrar de nuevo que en Marvel nada cambia, devolviendo de nuevo al Rino a su status quo habitual, cuando habían conseguido convertirlo en un personaje interesantísimo, redimido y rehabilitado (como una suerte de Juggernaut) gracias al amor. Cursi, yeah, but that's the way it is.

La segunda parte del tomo está dedicada a esa secuela del gran clásico ¡Nada puede detener al Juggernaut! de Stern y Romita Jr., clasicazo que no he leido, por cierto, pero este arco argumental me ha gustado mucho. ¿Algo puede detener al Juggernaut? retoma hilos antiguos, cosa que se agradece, ya que los guionistas tienden a crear de la nada y pasarse la continuidad por el forro (otro de los puntos buenos de esta etapa es la recuperación de tramas olvidadas y cabos sueltos), vemos a Juggie en su faceta de no-villano (una de las cosas que más me gustó de la etapa de Casey/Garney en Patrulla-X fue el hecho de que Cain se reformara) aunque chabacano como él solo, y nos ofrece a un Lee Weeks que aún me tiene babeando. Weeks nos ofrece, además de una portada espléndida, un cómic en el que da todas las cualidades de Romita Jr., y ninguno de sus defectos, que dicho sea de paso, últimamente son muchos.

La portada de Weeks. La fusión perfecta entre Ron Garney (otro que ha hecho los deberes) y JRJR (otro que no).

En resúmen, un cómic que he disfrutado como un enano, y me ha hecho tener esperanza en el futuro de la serie, y más teniendo en cuenta que el mes que viene asistiremos al princio del fin del arco argumental El Desafío, donde sabremos de una vez qué coño quiere hacer la familia Kravinoff con Spidey (y más les vale estar a la altura, con el por saco que han dado), con el dibujo de Bachalo de por medio; más Joe Kelly, más Marcos Martín, y por fín, One Moment In Time, la saga en la que Joe Quesada intentará atenuar (que no arreglar) todo el desaguisado que creó en One More Day, y que espero ansioso.

Y después, por supuesto, la saga Big Time, de la cual no se absolutamente nada porque he evitado los spoilers a toda costa, pero supone el regreso de mi antes amado/hace poco odiado/recientemente vuelto a amar Humberto Ramos, que, como ya dije en el post anterior, parece que vuelve a dibujar como Dios manda.

Veremos si de verdad el año 2011 es un "Big Time" para el trepamuros.

See ya!

miércoles, noviembre 24, 2010

¿Por qué me gusta Rondador Nocturno?

Alguien me preguntó el otro día eso que mucha gente me ha preguntado a lo largo de años: ¿qué significa "Bamf!"?

Y yo se lo dije.

Lo cual me llevó a otra pregunta: ¿por qué me gusta tanto Rondador Nocturno?

Tengo muchos personajes favoritos, y no es sólo él, exclusivamente. Pero, entonces... ¿Por qué siempre me identifico con imágenes y onomatopeyas suyas? Hurm. Interesante cuestión. Os diré por qué.

Porque no es mutante, es algo más (¡un saludo a mi sobri, ya de paso!).



Porque, dibujado por Salvador Larroca, parece un modelo de Calvin Klein.



Porque, dibujado por Clayton Henry, nos demuestra que puede engendrar auténticos pivones con la Bruja Escarlata.



Porque Alan Davis supo darle todo el significado al mote "Elfo".



Porque en "Excalibur" (hurm, no recuerdo quién dibujó esto) se rapó el pelo y parecía Dennis Rodman.



Porque Adam Hughes nos demuestra que puede dibujar otras cosas además de tías buenas.



Porque, con Terry Dodson, vemos que es capaz de hacer la maniobra de Heimlich.



Porque (esto lo dibuja un italiano, pero no recuerdo el nombre) a veces es un ídolo de masas, como si fuera el cantante de Placebo, oiga.



Porque en la "Era de Apocalipsis" demostró que un teleportador puede ser el personaje más poderoso de todos. Sólo hace falta teletransportarse con la cabeza de tu enemigo.



Porque Humberto Ramos le dibuja cuatro dedos en manos y pies porque le sale de los cojones (macho, menos mal que estás empezando a mejorar, porque llevas unos añicos que...)



Porque, si lo dibuja Bachalo, tiene mi nariz.



Porque cuando lo dibuja Roger Cruz, copiando a su vez a Madureira, está más fuerte que el propio Conan.


Y hay más motivos: porque es cura (aunque luego todo era un engaño, pero no es lugar para hablar de eso) y aún así se ha liado con la mitad de las chicas de la Patrulla-X; porque baila como Tony Manero (aunque no os lo puedo enseñar porque no encuentro las imágenes en internet, pero si estuviera en Albacete, las escanearía); porque Ron Garney y Sean Phillips lo han dibujado como nadie lo hará nunca (ídem de lo mismo); y porque el pobre ha muerto en números recientes de "X-Men", de forma bestia e innecesaria, como todo lo que hacen en Marvel (no pongo imagen para no spoilear).

Pero bueno, volverá, como todos los que mueren en Marvel.

PD: este post era una excusa para poner un trillón de fotos de Rondador. La realidad es mucho más sencilla: me gusta porque es simpático y se lleva bien con todos, porque es azul (¡me encantaría serlo!), tiene cola y 3 dedos, y tiene el que es para mí el mejor superpoder de todos.

lunes, noviembre 15, 2010

Están locos estos mutantes

Y algunos os preguntaréis: ¿por qué vas a hablar de los X-Men, si no lees nada suyo desde 2005? Por que se lo han ganado a base de hacer el chorra.

Dejé los comics de mutantes porque:

A) los 41 números de "X-treme X-men" fueron una auténtica aberración. De tal manera que no se como siguen dejando a Chris Claremont guionizar nada, cuando ya ha dejado claro que se le ha pasado la época. Además, para una cosa que tenía la colección, que era Salvador Larroca cuando aún dibujaba bien, va y se marcha en la mitad de la serie.

B) Porque Patrulla-X y X-Men llevaban siglos sin hacer nada interesante. Patrulla, desde la genial etapa de Joe Casey y Sean Phillips, no levantaba cabeza. En cuanto a X-Men, sufrió lo que muchas otras series sufren: si pones como equipo creativo a Morrison y Quitely, vas a necesitar años para volver a alcanzar ese nivel. Hasta esos dos consiguieron que me comprara un número de Batman porque lo realizaban ellos...

C) Los mutantes son Dinastía (o cualquier otro culebrón) pero con superpoderes de por medio. Y para culebrones ya tengo a Peter Parker, que al menos es sólo un personaje y pueden profundizar medianamente en su psicología. No como a los mutantes, que con un reparto coral de 30 personajes por número, es un auténtico pitoste. Y que todos se te lían entre ellos, oiga. Pero evolución, poquita.

D) Marvel nos tiene acostumbrados a una resurrección/muerte/divorcio/boda/cambio de bando/de traje/de equipo cada cierto tiempo. No es serio, pero los fans nos lo tomamos ya a chufla. Pero, como dije antes, puedo aguantar que le pase a Spiderman, que es sólo uno. Pero los integrantes de la Patrulla son muchos. Muchos. Y además tienen a Magneto, que no se puede ser más cansino ya.

E) Para verle el careto todo el día a Lobezno en 17 series, prefiero comprarme sólo Spiderman. Total, también sale de vez en cuando.

Pero enumero todos estos motivos porque hay una cosa que puede hacer que vuelva a los mutantes. Una cosa tan rocambolesca que aún me cuesta creer. Atención a la siguiente imágen, perteneciente al preview de X-Men: Curse of the mutants #5 que Marvel ha sacado y que los chicos de www.zonanegativa.com han puesto en su web. Os pongo en antecedentes: últimamente a los de Marvel, en otro alarde de genialidad de esos de ponerse a chillar, les ha dado por meter el tema vampírico en los comics. Si, otro sitio más, que le vamos a hacer. A este paso voy a empezar a odiar True Blood solo por tener vampiros...

La cosa es que el tema de los vampiros comenzará en X-Men. y recemos por que no salga de ahí. En esta página en cuestión, vemos como Cíclope, jefazo jefacísimo del equipo, ha tenido una idea (idea que se le ocurrió al pensar en el difunto Rondador, snif) para enfrentarse a los chupasangres.


Para los que no sabéis inglés: la idea consiste en que un cura bendiga al Bobby Drake, alias Hombre de Hielo. Si. Lo que estáis pensando es cierto. Transformar a un superhéroe formado por agua en un superhéroe formado por agua bendita.

Ole tus cojones, mariloles.

Os juro que si vencen así a los vampiros (cosa que dudo, porque si así fuera, lo habrían hecho en un pedazo de cliffhanger, y no en una viñeta de mierda perdida por ahí...), vuelvo a ls comics de mutantes.

PD: Por cierto, mi blog del Máster es http://bamfslibrary.blogspot.com