sábado, julio 29, 2006

La gema del alma

Como dijo Adam Warlock hace ya unos años:

"¡Que termine el conflicto!"

De verdad que eso es lo único que pido. Bueno, eso y que se me vaya el trancazo, las contracciones pre-parto que tengo, y el ¿orzuelo? que me está saliendo en el ojo...

Gracias a quien lo oiga.

La familia bien, gracias.

PD: Miss you much...

viernes, julio 28, 2006

A million ways

All alone in space and time
There's nothing here but what here's mine
Something borrowed, something blue
Every me and every you

Bien. Perfecto. Chanante. Dabuti. Cojonudo. De madre. Correcto. Sencillamente genial.

Irónico.

¿Que ocurre? Me he perdido, cual persona cortita que soy, pero me he perdido, en serio, sin dobles sentidos.

¿Por qué... del millón de formas de hacer las cosas que hay... no se elige la más correcta... si no la más dolorosa?

Una solución (explicación) quiero. Cómo decía la mujer del anuncio de detergentes.

Y, por cierto, el número de contracciones cada vez es mayor, y he decidido que mi criatura se llamará Engendro (Engendro López).

miércoles, julio 12, 2006

Relato 2: Tiqui Taca

Marcos apagó la televisión, tras haber visto la final del Mundial de fútbol en "La Sexta". Apuró su cerveza y fue al cuarto de baño a lavarse los dientes. Mientras se frotaba con el cepillo, a pesar del ruido que este hacía, escuchaba un murmullo a lo lejos, fuera de su habitación, aunque no sabía muy bien donde ubicarlo. Paró de lavarse los dientes, se enjuagó, y prestó atención.

"-...iqu...ac....ti...ca...tiq..."

Salió del baño y avanzó hasta el salón, dónde, acongojado, encendió la luz. Allí no había nada, pero seguía oyendo ese murmullo... Cómo alguien hablando entre dientes, escondido en la oscuridad de su propia casa. Se dirigió al pasillo y entró an la cocina... De ahí salía el murmullo, y comenzó a ponerse muy nervioso.

"-...tiquitaca...tiquitaca...tiquitaca...tiquitaca...tiquitaca..."

En silencio, Marcos trató de adivinar de donde venía ese sonido... Como si unos dientes entrechocaran, formando un sonido similar a una voz humana... Se acercó a un pequeño armario situado a ras del suelo, en la esquina más escondida de la cocina. lo abrió, y el sonido cambió:

"-¡MAAAAAARCOS, DE TRES!. ANOTA. DESDE EL PERIMETRO. ¡WIIIILMA, ÁBREME LA PUERTA!"

¡La cabeza de Andrés Montes estaba dentro del armario, apoyada en un paquete de servilletas!

sábado, julio 08, 2006

Relato 1: Destierro



Mike Thornill miraba hacia el cielo, creyendo ver la Tierra entre las estrellas.

Hacía ya 6 meses que se encontraba desterrado en Marte, sólo, y hacía 3 que había comenzado a volverse loco. Pensaba que podría conservar la cabeza si al menos pudiera hablar con alguien, con otro desterrado; pero separarse del punto donde caía semanalmente el paracaidas portador de una cápsula con el alimento necesario constituía una muerte segura. Nunca se había halejado más de un día, sin sentir la necesidad de volver al punto de inicio, por mierdo a perderse, o a perecer por inanición.

Pero a los 6 meses, poco le importaba ya. Prefería morir a seguir de esa manera toda la vida. Cogío todos los víveres que pudo y echó a andar. Continuamente sentía la necesidad de volver, pero se golpeaba la cabeza y seguía adelante. Al cuarto día sus víveres se acabaron, y no podía hacer nada salvo seguir adelante.

Y al quinto día encontró una carretera.

A mike siempre le había extrañado el parecido de Marte con muchos de los paisajes desérticos de la Tierra, pero tampoco conocía ninguna razón por la que debieran ser de otra manera. Aún así... ¿Una carretera? Mientras pensaba en ellos, perplejo, oyó un murmullo a lo lejos, y pudo ver un resplandor. Un coche.

La camioneta Ford de color naranja paró a su lado, y el conductor preguntó:

- Amigo, ¿quiere que le lleve? -

- ¡Dios mío! ¡Llevo siglos sin ver a nadie! ¿Cómo puede tener un coche? ¿Hay más desterrados aquí? ¿Es posible... Volver a la tierra? -

- Amigo - Dijo el conductor rascándose la gorra.- El sol le debe haber freido los sesos. No se de que "Tierra" me habla, pero tiene mal aspecto, puedo llevarle a un hospital...

-...Wisconsin sólo está a una hora de aquí.

miércoles, julio 05, 2006

Chorrada 1: Laberinto de muerte

Comencé a morder la mesa de mi habitación, pues siempre había imaginado que eso desahogaba a cualquiera. Le arranqué los picos, y me los comí. Me raspaban por dentro, pero no se diferenciaba mucho de un filete muy hecho. Cuando llegué a la mitad de la mesa, ya no había picos, y las lágrimas ablandaron la madera para que pudiera seguir mordiéndola.

Arranqué todos los posters y los hice trocitos, y con ellos me limpié las encías sangrantes. Escupí y lo rompí todo. Estallé la minicadena contra la pared, y tiré todos mis CD's por la ventana. Rebanaron un par de pescuezos. Y grite "¡Jodeos!" por la ventana.

Salí de mi habitación para beber agua, pero en mi camino se interpuso una estúpida estantería, me atacó e hirió mi frente. Tomé una posición de ataque, y el contrataque fue cruel, pues dejó de haber ninguna grandeza en las estanterias, con todos los libros deshojados y todas las figuritas hechas añicos en el suelo.

Usé unos tapones para los oidos, pues no quería encontrarme con las preguntas de mis padres al llegar a la cocina. Esta era una dificil prueba, mi reacción podía ser terrible. Conseguí salir de allí pasando desapercibido. Salí de mi casa, y comprobé que, por mucha fuerza con la que tiremos los dados, la suerte solo te sonríe en las más extrañas ocasiones. No importa hacia quien y con cuanta rabia tieres los dados.

Y un dado furtivo dejó inconsciente a una cara amiga, pero anónima, y pude observar un 1 empapado en sangre. Justo lo que necesitaba para caer en la casilla que me haría ganar el último quesito. El rosa, siempre el rosa. Y volví a casa, ya que estaba cansado, y me encontré con un zumbido ensordecedor que, como yo ya sabía, me impediría dormir. En el centro de mi habitación, mientras todo giraba a una velocidad de vértigo, yo permanecía de pie, haciendo frente a un mal invisible, o mejor dicho, intocable, con las garras fuera, enseñando los dientes, y mascullando insultos inaudibles. Como James Hewlett tras perder a Rose, escondido en el bosque nevado, impidiendo que le encuentren para ayudarle, y siempre alerta, dispuesto a atacar.

Y decidí reirme de Bowie y de su estúpido laberinto para engañar a niñitas incautas.

Tras esto comencé a soñar, pero todo lo que soñé me pareció un deja vù, una fallo de sistema en mi Matrix, y me ví obligado a despertar.

Y comencé a morder la mesa de mi habitación...

martes, julio 04, 2006

What a beautiful wedding

Y así ha sido mi viaje a ninguna parte.

Nos despertamos a las 6 y media, y salimos automáticamente para Alicante, sin desayunar, porque yo nunca tengo hambre al despertarme.

Terminamos de hacer los papeleos y las gilipollces estúpidas que había que hacer, y mientras la anciana revieja nos enseñaba el colegio mayor, yo notaba que cada vez iba más achaparrado, mas encogido, y miraba a mis padres con ojillos suplicantes.

Cuando la revieja dejó de contarnos su vida, y de repetir cada dos frases "todo esto, totalmente gratis" (no te jode, a ver si me vais a cobrar por andar por el pasillo...) corrimos a la cantina a por un bocadillo de lomo, aunque los mejores los hagan en la estación de autobuses de Murcia, pero no podemos ponernos quisquillosos.

Y volvemos a Albacete, no necesitamos ni 2 horas para hacerlo todo, ni ganas tenía yo. Por supuesto, no se sabe si por el bocadillo, o por obra del espíritu santo, la barriga me iba a estallar. Llegamos a casa, y a la 1, le digo a mi madre que me voy a dormir, que no tengo hambre, que me duele la barriga, y me quedo discutiendo conmigo mismo sobre si lo que tengo es diarrea o ganas de vomitar.

A la hora, me despierto, temblando, mareado, y con los ojos doloridos y abiertos como platos. Voy a la cocina corriendo, con la sensación de que me desmayaba cada dos pasos. Llego al fregadero, me hago una ensalada, y me la como casi metiendo la cabeza en el cuenco mientras noto que me tiemblan los brazos al sujetar los cubiertos. Mi madre me hace 4 filetes y una hamburguesa de las buenas. Me las como, y aún le pido un par de melocotones. He inventado una nueva enfermedad que ni siquiera se bien en que consiste.

Tras este repentino ataque brutal de hambre, me doy cuenta de que sigo hecho mierda, temblando y muy mareado, así que me vuelvo a dormir.

Y, bueno, ahora ya no estoy durmiendo. Aunque no estaría mal... Un sueño eterno...

sábado, julio 01, 2006

Pelillos a la mar


Como viene siendo habitual, toca ración de crítica estético peluquera de rigor.

Claro que, en esta ocasión, podemos resumir toda la situación en una bonita frase (pero no se si es coordinada o subordinada, no le pidais milagros al artista).

Tal frase es: "GRACIAS POR EL CORTE DE PELO MÁS GRANDE E INNECESARIO DE LA HISTORIA, GRANDISIMA HIJA DE LA GRAN PUTA."

Y encima quería hacerme una puta ficha de la peluquería... Y encima me la ha hecho. XD.

Pues nada, que despues de toda la vida evitándolo, he conseguido encontrar un peinado-barra-corte de pelo que realza mi juventud (bien, vuelvo a parecer un niño), mi nariz (bien, vuelvo a parecer Rossi de Palma) y la forma aceitunesca de mi recipiente craneal (eso siendo fino). Andúve yo contento durante un par de horas... Estaba de compras y tenía cosas chachis, había trabajado estamañana, no había estado mal el rato y además por fín volvía a tener comics... Joder, de verdad que no hay un día perfecto.

Pregunta trivial: si antes parecía Harry Potter, ¿que parezco ahora..? ¿...El hermano feo de Harry Potter? Enga hombre, un poquito de seriedad joder, a ver si el puto gobierno prohibe de una jodida vez los malditos cursos de Esteticién de CCC y CEAC... En fín. Ah, si, no espereis que esta noche salga de mi casa, penso hibernar durante un mes, mientras espero a que me crezca el pelo.

La ocasión la pintan calva.