sábado, abril 21, 2007

Capítulo 3: Estertor de muerte

“¿Has oído alguna vez un estertor de muerte?”

- El Club de la Lucha
Pasaban demasiadas cosas a la vez como para ser asimiladas correctamente, así que veámoslo a cámara lenta.
El policía placado por Leo estaba levantándose lentamente del suelo, limpiándose la suciedad con una clara expresión de “Señor, no me obligue a emplear la fuerza.”
Su compañero sonreía como una hiena y, dicho sea de paso, ya había sacado su porra.
En cuanto a Leo… Leo empezaba a pensar que habría sido mejor no haber nacido, mientras que su aparato digestivo le pedía a gritos que buscara un bar o unos servicios públicos lo más rápido posible, antes de que ocurriera la desgracia.
También, a 4 metros del supermercado, había un vagabundo con un carrito de la compra lleno de bolsas de contenido indeterminado, esperando al lado de una sucursal de Bancaja para, cuando llegara la noche, dormir allí.
El vagabundo no tendría cabida en esta historia de no ser por la fuerza de la Improvisación. La Improvisación, a pesar de lo que suele pensarse, no es un concepto abstracto. Toda la Galaxia está repleta de partículas subatómicas de Improvisación, llamadas improvisitrones. Normalmente, estas partículas vagan por el espacio sin rumbo fijo, pero, en ocasiones se acercan demasiado a algún planeta, y acaban penetrando su atmósfera. Cuando una de estas partículas entra a un planeta deshabitado, probablemente caiga sobre una roca, lo cual hará que una brillante idea sea tristemente desaprovechada, debido al nulo potencial improvisatorio de las piedras.(1) Sin embargo, cuando la partícula en cuestión se encuentra con un ser vivo, suelen ocurrir cosas terriblemente improbables, cómo que un salmón sobreviva a la remontada de una catarata para aparearse, que una planta carnívora gigante, sin explicación previa, engulla a un despistado fotógrafo del National Geographic, o, sin ir más lejos, la canción del verano.(2)
La Casualidad quiso que una de estas partículas de la Improvisación cayera, a gran velocidad, sobre el cráneo de Leo, causando una zona de impacto 5 metros a la redonda que incluía a él, a los 2 policías, un gorrión, miles de insectos y, por desgracia para el, al mendigo.
-¡Ayúdenme! ¡Por favor! ¡Ese hombre ha matado al del supermercado! ¡Venía a por mí! ¡Ayúdenme! –Leo sonaba realmente creible. And the Oscar goes to…
-¿Quién? ¿Yo? –Dijo el mendigo perplejo, llevando varios de litros de más.
-Ve a comprobarlo, a ver si es verdad. –Le dijo a su compañero el policía que había sacado la porra.
-¡Mire en el almacén! ¡El cuerpo está detrás de una pila de cajas de cartón! –Leo llevaba las de ganar. Gracias a su cara, los policías pensaban que había recibido una paliza.
A los pocos segundos el policía gritó desde dentro.
-¡Mauricio! ¡Cógele! ¡Es verdad, aquí hay un tío muerto!
-Cabronazo… No te muevas o te reviento la cabeza de un tiro… -Desde luego, Mauricio sabía lo que hacía, intimidaba bien… Pero a la persona equivocada.
-¿Eh? ¿Qué? – El vagabundo llevaba su propio ritmo.
-¡Que te pongas las manos en la cabeza y te arrodilles en el suelo, joder!
-¿Qué pasa? ¿Se está resistiendo a la autoridad?
-Ya ves, el cabrón no quiere colaborar.
-¿Eh? ¿Qué?
-Déjamelo a mí, Mauricio. Sabes que esto se me da bien. –Dijo dirigiéndose al mendigo, sonriendo y haciendo círculos en el aire con la porra.
Cuando, pasado el cuarto de hora de apalear al mendigo a los nacionales se les empezó a dormir la mano, buscaron a Leo para agradecerle su colaboración, pero Leo hacía ya rato que había vuelto a recoger la escopeta y se había marchado corriendo lo más lejos posible.
O eso era lo que pensaba al principio, hasta que se dio cuenta de que, a veces, el escondite mas simple es el más efectivo. Además, tenía algo pendiente en casa.
Ya estaba subiendo las escaleras, repitiéndose a si mismo “no me lo creo, no puede ser… ¡Vaya suerte!” Cuando llegó a su puerta, la abrió, y pasó al salón, sólo para descubrir que…
…que Mari cruz seguía donde la había dejado, porque en la vida real, cuando atas bien a alguien (o, como en este caso, le envuelves en cinta aislante) es prácticamente imposible(3) que se libere.
-Bueno, bueno, bueno. Ya estamos aquí de nuevo. ¿Qué tal estás? Espero que no te hayas aburrido mucho esperándome…
-¿Que vas a hacer?
-Después de tener un encuentro bastante incomodo con tu compañero de trabajo, me he dado cuenta de que, si quieres hacer algo bien, tienes que hacerlo rápido.
Mari cruz no sabía que hacer ni que decir. Parecía un conejo desorientado en medio de la carretera, la diferencia es que este conejo sabía que iba a ser atropellado, por muchos saltos que diera.
Leo estaba metiendo ropa en una bolsa de deporte, después cogió todo el dinero que tenia, y se puso unas gafas de sol que, debido a la disposición de sus facciones, estaban en diagonal.
-Mira, lo siento. No es nada personal, es que me estoy volviendo loco. Buenas noches.
-¿Qu..?
¡¡¡BLAM!!!
Por desgracia, el cuerpo de Mari cruz estaba recubierto con tantas capas de cinta aislante, que no murió ipso-facto, sino que tuvo tiempo decir algo:
-…pues…q-que sepas que…
-…h-has…l-llevado todo el día…
Leo esperaba ansioso alguna interesante confesión pre-mortem.
-…l-la… b-bragueta…abierta…
-…pedazo de… -Y, a falta de un apelativo mejor, optó por lo obvio.- …feo…
Y así es como Mari cruz murió rematando la jugada.
Para algunos, ahora está en el cielo, después de haber llevado una vida plena, y libre de pecado.
Sin embargo para otros más, digamos… realistas, pasarían unos días antes de que la policía encontrara el cadáver, la familia lo identificara, Funerarias Romero organizara un entierro, y así el cuerpo pasara a descomponerse alegremente bajo tierra.
Claro que Leo no estaba pensando en eso, pues estaba demasiado ocupado pateando, también alegremente, el cuerpo de la chica.
Joder con el enano…


(1) Al contrario que los glaciares, que tienen una increíble imaginación.
(2) Aunque se especula sobre la posible existencia de la llamada Anti-Inspiración o Inspiración Corrupta, que sería la culpable de que ocurriera esto.
(3) Siento echar por tierra 50 años de películas de aventuras, acción, detectives… pero, venga ya, no es tan fácil desatarse cuando te han secuestrado. Probadlo cuando podáis. No y no.

5 Comments:

Anonymous dani said...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.

12:56 a. m.  
Anonymous Bamf! said...

Dani eres un mamón, xD.

6:27 p. m.  
Anonymous bamf! said...

Por vuestra masiva cantidad de comentarios se que estais como locos,casi cortandoos las venas de impaciencia por leer el siguiente capítulo, pero tranquilos, que ya están preparados el 4º y 5º capítulo, y estoy escribiendo el 6º. Este finde en albacete los subiré.

Tranquilos, tomaos una tila.

3:26 p. m.  
Anonymous yuhu said...

viva viva!
Por fin vas a poner el 4º y 5º capitulo!
uuu que buen tiempo que hace en albacete y yo que tengo que estudiar viva viva!
Por cierto mñn dia 10 a las 12 los del FIB anuncian por la radio el cartel muahahahaha
muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuak!
:*******

3:34 p. m.  
Anonymous bamf! said...

Vale, no he actualizado... Pero es que estaba viendo una peli, joe...

Ya mañana por la mañana si eso, ¿ok?

2:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home