martes, agosto 28, 2007

Capítulo 5: Carretera perdida

Era ostentoso. Estaba rodeado por grandes vallas que impedían ver los vehículos aparcados en el patio. Las llamativas luces simulaban ser fuegos artificiales.
Sin lugar a dudas, se trataba de un puticlub.
Leo aún se encontraba a medio kilómetro de allí, caminando lentamente, sin prisa, alejándose de la ciudad. Avanzaba por el arcén, silbando una melodía alegre, parecida a la de una serie de dibujos animados.
El Sol quedaba a su espalda, haciendo que su sombra se alargara de forma burlona hasta alcanzar casi el triple de su altura.
Pero a él no le importaba nada de esto. Hacía un precioso día, no había policía persiguiéndole (lo que era un auténtico logro, teniendo en cuenta el día que llevaba) y tenía un Plan. Por cierto, no era un gran plan. Si terminaran por cogerle, no convertirían su historia en una película, ni en un libro... Apenas si le dedicarían una pequeña columna en el periódico.
Pero a Leo no le importaba. A él no le gustaban las grandes evasiones, ni los presos que escapaban de de maneras insólitas y tan trabajadas al detalle que merecería ser contadas en los libros de texto(1).
Él estaba convencido de que la solución más simple era la mejor, y hasta ese momento, esa manera de pensar le había funcionado a la perfección.
-Tiene toooodo-el mundo, en sus manos-tiene el muuuundo enteeeero...
Ahora cantaba algún tipo de canción religiosa, parecía estar en trance.
Mientras andaba, vió que algo relucía cerca de sus pies. Se agachó y lo recogió. Era un cristal triangular. Le dio vueltas entre sus manos, lo miró, observó durante unos instantes el efecto que los rayos del Sol ejerciían sobre su superficie, hizo que diera varias vueltas sobre su mano, y se hizo un pequeño corte en el dedo índice.
Miro entusiasmado las pequeñas gotas, como si nunca antes hubiera visto la sangre(2), sonrió, y lo guardó en su mochila.
Llegó tarareando hasta la puerta del club. Se apoyó con las manos tras la nuca en la valla de alambre que rodeaba el local, y esperó, sonriendo al vacío, pensando en su plan.

(1) O en una serie de televisión, por decir algo.
(2) Hay expertos que afirmarían que Leo sufría un leve y progresivo trastorno de personalidad psico-afectivo. Sin embargo, personas con mucha menos experiencia en la materia, se limitaría a decir que estaba como un puta cabra. Y estarían más acertados.

viernes, agosto 24, 2007

Top 13 (Semana 2)

Ey ey ey amigos, aquí Bamfín Luqui retrasmitiendo desde las procelosas aguas del mar cibernético (voy a pegarme un tiro y ahora vuelvo). Continuamos con nuestro, y vuestro, amado Top 13, subiendo el nivel de "rebuscadez" en las canciones (bah, que narices, de rebuscado nada), que primero os lo doy facil pero en nivel tiene que ir subiendo, que para descubir música nueva hay que currarselo.

- Maxïmo Park - Our Earthly Pleasures (Disco perfecto, claro)
- Miranda - Don
- Porta - Mi frikimundo / Dragon Ball Rap / Rumores, lo que se comenta por ahí
- Pulp - Mis-Shapes / F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E.
- Queens of the Stone Age - Songs for the deaf (Disco perfecto)
- Rage Against The Machine - Killing in the name / Wake Up (Míticas)
- Rufus Wainwright - Going to a town
- Spin Doctors - Jimmy Olsen's Blues (Definitivamente la canción más friki)
- Sr. Chinarro - Del montón
10º - Django Reinhardt - Django's Tiger / Limehouse Blues / You rascal you
11º - The Films - Belt loops
12º - The Good, the Bad & the Queen - The Good, the Bad & the Queen (Perfecto)
13º - Tonino Carotone - Me cago en el amor
Y ya estamos. La semana que viene, más. Madre mía, con esto me voy a ahcer unos discos de varios que se va a cagar la perra...

jueves, agosto 23, 2007

Surtido Cuétara

Me está costando cantidubidubidubi, cantidubidubidá mantener el prometido ritmo cuasi-diario, pero como muchos de vosotros ya sabeis, otros no, y a otros no os importa, estoy viviendo en la biblioteca, y cuando salgo, además de ser ya la hora de cenar y dormir (no la vez, sino en orden cronológico) me pongo frente al ordenador y no se me ocurre qué hacer con él.

Así pues, retomo una antigua costumbre de mi anterior blog (si, esta es lá Versión 3.0, aunque no lo parezca) que consistía en hacer una actualización en la que hablas de tropecientos temas distintos sin relación de ningún tipo, y metidos con calzador. Lo bueno de esta "modalidad discursiva" (no me creo que haya utilizado esas dos palabras) es que al tocar tantos palos, hay más posibilidades de que lo que escribo le interese a alguien, y así TAL VEZ le de por dejar algún comentario, tjó, tjó. Con lo divertido que es hacer debates sobre un tema en la barra de comentarios... no valorais, no valorais...

Tema 1: Personajes desde ahora míticos (antes no)

Efectivamente, la peli de los Simpson es un punto medio entre la etapa genial de la serie (las 10 primeras temporadas) y las últimas y apestosas temporadas. Algunas partes rayantes y aburridillas, cómo tanto se ha comentado ya, pero con unos 7 u 8 gags que valen la película entera, o al menos para mí lo valieron (mis favoritos son el de Harry Popotter y el de la torta de Lisa a Bart, el único buen punto que tiene Lisa en la peli).

Un detalle curioso, por el que puede que me ahorqueis, es el hecho de que la voz de Homer, el principal fallo de los nuevos capítulos, aunque no sea culpa de nadie, no me pareció nada molesta, ya incluso la reconozco como la verdadera voz del personaje. Todos echamos de menos a Carlos Revilla (el difunto director de doblaje de los Simpson, así como el doblador de Homer) que no sólo dió ese toque característico a su voz, sino que también inventó la mitad de las expresiones de la serie, pero aún así, este, digamos "suplente" creo que ha conseguido que la personalidad del personaje siga ahí.

Pero a lo que iba. Cuando se produce el cambio de nombre de Spidercerdo a Harry Popotter, estaba tan impactado que se me olvidó como reirme, y tuve que forzarlo un poco y todo. Me parece un personaje que va a ser recordado, por no hablar del nombre (al que aún le estoy buscando el sentido, por cierto). Además... ¿no os parece que está super mono?

Tema 2: Los premios Darwin

Después de fantabuloso hallazgo de Kiss Kiss Bang Bang (lo sigo diciendo: si alguien la encuentra en Media Markt, que me avise a la de YA), y sin haberme recuperado todavía del shock, vuelvo a encontrar una película que ha subido rauda como un cohete a los primeros puestos de mis películas favoritas.

Se ve que tengo cierta fijación en las películas que tratan la muerte desde un punto de vista simpático. Pues claro que sí, así me olvido un poco de los films que tratan total o parcialmente sobre viajes en el tiempo.

La película, divertidísimamente protagonizada por Joseph Fiennes (soy fan tanto de él como de su hermanico Ralph a.k.a Voldemort) y la bella, increíble, exuberante, preciosa, cachico de cielo Winona Ryder (era fan, pero ahora me he dado cuenta de que también estoy enamorado de ella... además es cleptómana, por Dios, ¿se puede pedir algo más?), trata sobre un detective de homicidios (Fiennes) con un don sobrenatural detectivesco para fijarse en detalles que pasan desapercibidos para los demás, así como para conocer a las personas nada más verlas, por no hablar de la cantidad de estadísticas que conoce sobre las tasas de muertes por la inseguridad que hay en el mundo, xD. La pena es que el policía tiene Hematofobia (para ser breves, fobia a la sangre) lo cual le va a traer problemas con su trabajo. Total, que luego aparece Winona por azares del destino que no os voy a destripar, y patatín y patatán, y se ponen a investigar los Premios Darwin.

Lo importante es esto, que la película tiene su punto de partida en los Darwin Awards (http://www.darwinawards.com/) una web que otorga un premio anual a las muertes más estúpidas. Si, lo que ois. Lo más curioso es la división de la web en 4 secciones: "Premios Darwin", "Menciones honorables", "Por los pelos" (traducción libre) y "Leyendas Urbanas". No tiene desperdicio. Ah, y antes de que lo pregunteis: es todo real.

No os voy a hablar de las distintas, graciosas y estúpidas muertes que se ven en la peli porque es más gracioso que lo veais vosotros mismos.

Recomendación especial a Rob Gordon. ¿Que quién es Rob Gordon? Pues además de el protagonista de "Alta Fidelidad", es un gran experto en cine (y gran persona, por no hablar de lo bien que juega al fútbol) que nos deleita con uns informes cinematográficos regularmente en: http://e7cielo.blogspot.com/. No tiene desperdicio. (¿Qué, qué os decía de la publicidad gratuíta?)

Tema 3: No toda adicción es oral, nasal o intravenosa

Si algo me ha descubierto la asignatura de Literatura Inglesa este año, además de innumerables libros que no conocía, así como la bonita historia literaria de Inglaterra, es que si te gusta algún libro de los que has tratado en clase, fastídiate, porque en España no los vas a encontrar, ni traducidos, ni sin traducir. A no ser que sea Shakespeare, claro (por cierto, si teneis la posibilidad, leedlo en inglés, las traducciones españolas son MUY libres, sobre todo cuanto más antiguas son).

Esto me pasó con John Wain. No, no usaba sombrero de vaquero.

John Wain era un joven profesor de Literatura, al que en 1952 le dió por escribir la novela Hurry on Down (la portada de la izquierda, con el muchacho que se parece a Curro) donde retrataba de forma muy cínica a un chaval recién salido de la Universidad, el cual no quiere ser un borrego más y hacer lo que todo su entorno burgués espera que haga. Por lo cual se marcha, directamente, sin despedirse de nadie, a buscarse la vida, por sus propios medios. La cosa es que elegí este libro para mi exposición oral, y a fuerza de leerlo, releerlo, analizarlo y conocerlo, le acabé cogiendo cariño. Tal vez porque me parece divertido, y quizá revelador, o más probablemente porque su autor vivió la vida que me gustaría vivir a mi (salvando la parte del divorcio a los 20 y pico años).

Lo malo (y a lo que iba) es que aunque Wain alcanzó cierta fama en el Reino Unido, y en España los libros fueron publicados en su momento, hoy en día es imposible encontrar nada. Y aquí entra en juego mi nueva adicción: eBay.

Ahora entiendo porque se dice que hay tanta gente adicta a las compras por eBay... ¡Es el paraiso! Simplemente con los libros que puedo conseguir ahí (con precios tan míticos como 1€, por ejemplo) puedo montarme mi biblioteca soñada... Por supuesto, y ahe hecho mi primer pedido "Young shoulders" de John Wain, su otra obra maestra, por 7 euros en total, ¡¡y es una PRIMERA EDICIÓN!!. Gastos de envío incluidos, porque he sido tan cutre que le he mandado la pasta en una carta para que no me cobraran los gastos del Giro Postal...

Y bueno, terminando ya la parrafada. Esto iba a ser mucho más largo, pero quiero reservarme algo para otros días, que lo largo, si barato, dos veces... ¿qué?

Saludos, monstruos del metal.

viernes, agosto 17, 2007

Parker Lewis nunca pierde

Oh si si si. Ha vuelto. Gracias al magnífico trabajo de los chicos de Cuatro (seguid así muchachos, este año ya me habeis hecho soltar varias lagrimitas, snif) volvemos a tener a diario entre nosotros, la grandísima serie de culto de los 90, y para mí una de las mejores, "Parker Lewis nunca pierde" ("Parker Lewis can't lose").

Esta serie recogió el testigo de esa moda de películas que surgió a principios de los 90, películas de adolescentes caraduras, con una personalidad muy adulta, pero cuyo único interés era hacer que el tiempo que tuvieran que estar en el insituto pasara lo más agradablemente posible.

La principal precursora de esta serie fue la mítica "Todo en un día" ("Ferris Bueller's day off") película que todo aquel que fuera un adolescente a finales de los 90 DEBE haber visto, disfrutado, y recordar ahora con nostalgia (yo no era un adolescente en esa época, pero... tengo una memoria increible para estas cosas). La película era introducida por Ferris Bueller (Mathew Broderick, que de paso continuó con una larga ristra de películas "para adolescentes", al más puro estilo Michael J. Fox), un estudiante de secuntaria que, con el simple pretexto de que hacía un buen día, decide saltarse las clases y hacer algo especial. Aparte de las demás peripecias ocurridas en la película, se desencadena un movimiento llamado "Save Ferris Bueller", frase archiconocida que incluso fue escogida como nombre de un grupo que, pues eso, está muy bien: Save Ferris.

Esta película también tuvo una versión televisiva que no duró más de 12 capítulos, co-protagonizada por Jennifer Aniston (Rachel en "Friends") pero que se fue a pique porque por lo visto, era una caca. Sin embargo, Parker Lewis continuó hasta alcanzar ls 3 temporadas.

Un punto en común entre Ferris Bueller y Parker Lewis, así como la razón por la que más me gustan esta serie y película, es la capacidad que tienen los dos protagonistas de romper el "fourth wall" (que digo yo que en español se traducirá como "cuarto muro" o "cuarta pared") que, si mis capacidades explicativas no me fallan, consiste en la capacidad de un personaje de ficción para interactuar con el mundo real. Es decir, que tanto Parker en su serie, como Ferris en su película, hacen de narradores, pero interactuando con los espectadores, y lanzandoles varios guiños.

[Yo soy especialmente fan de este recurso, y se nota en que uno de mis comics y personajes Marvel favoritos es Masacre (probable y proximamente en la sección "Mejores momentos de la historia del comic) en cuya colección se retuerce el recurso de romper la cuarta pared hasta lo inexplicable.]

Os recomiendo encarecidamente que veais la serie, que es muy divertida. Además, ni siquiera hace falta que madrugueis, ya que regularmente van colgando los capítulos online en www.yendit.com, así que no teneis excusa.
Sobre todo para los que seais fans de Milla Jovovich: ¿os parece guapa ahora? Dios mío, tiene un papel en el primer capítulo, y os aseguro que me agradecereis haberlo visto...

jueves, agosto 16, 2007

Top 13 (Semana 1)

No se porqué, pero me apetece hacer esto. Esta lista incluirá las canciones de las que me voy enamorando regularmente (no tienen que ser recientes necesariamente). Aquí van los temas que me hacen darme cuenta, como dijo el recientemente desaparecido Kurt Vonnegut, de que la única prueba de la existencia de Dios es la música.

- Manic Street Preachers - Send away the tigers (Disco perfecto)
- Amy Winehouse - You know I´m no good
- Arctic Monkeys - Favourite worst nightmare (Todas las canciones)
- Geronación - Hip hop yonkis
- Flypside - Trumpets
- Gipsy Kings - Hotel California
- Jack Johnson - We are going to be friends
- Jarvis Cocker - Heavy Weather / Don't let him waste your time
- John Lennon - (It's like) Starting over
10º - Kiko Veneno - Echo de menos
11º - KT Tunstall - Suddenly I see / Black horse and the cherry tree
12º - Less than Jake - B is for b-sides (Todas las canciones)
13º - Los Planetas - Reunión en la cumbre (Vale, Ana tenía razón)
Y ya está. La semana que viene, otros 13 (estos eran muy obvios, la semana que viene serán más rebuscados). Por cierto, la lista no está en orden, todas las canciones me enamoran igual, con la única excepción de "Send away de tigers" de los Manics, que ha sido un regalo directo del cielo, el disco que esperaba desde hacía mucho tiempo.
Cordiales saludos.

miércoles, agosto 15, 2007

Black holes and revelations

Amigos míos, lectores, jubiladas... Me despido de ustedes.
Si, porque el jueves me voy a comer con fatatas una colonoscopia y una gastroscopia. Y eso, como todos sabemos, es igual de seguro que trabajar de animador en el hotel de "El resplandor".

Pero no malpenseis, no, que no me pasa nada. Yo he llegado a la consulta de médico y le he dicho: "oiga, doctora, quiero que me indaguen la mayoría de mis orificios corporales, y lo quiero YA". Y el servicio sanitario español va raudo, oiga, dicho y hecho.

¡Ja! sondas a mí...

Y digo yo... Si me hacen las dos a la vez, y se juntan... ¿Se producirá una apoptosis total de proporciones bíblicas y holocausticas? Sólo de pensarlo se me ruboriza el duodeno. Mi bayécula epiglótica está siendo entrenada en estos momentos, no preocuparse.

No quiero asustaros, pero al último que le hicieron lo que a mí, quedó en este estado:

¡WEBSTER!

PD: El título de esta entrada es, oficialmente, mi favorito de todo el blog.

lunes, agosto 13, 2007

Invincible #12 - Padre contra hijo

Empezamos con la primera entrega de "Los mejores momentos de la historia del comic", sección para mi puro (y espero que el vuestro) divertimento, en el que trataré de mostrar los mejores, pues eso, momentos de todo tipo del mundo del comic. No me centraré en clásicos, ni comics necesariamente conocidos, de hecho, si esto sirve para dar a conocer grandes series o mini-series que habrían pasado desapercibidas, mejor que mejor. Desvelaré muchos detalles del argumento, así que si no quereis que os lo destripe, no lo leais. Espero que disfruteis.

-Breve resúmen: Invencible es una serie relativamente desconocida en España, probablemente debido al hecho de que está siendo publicada por Aleta, una de las llamadas "editoriales menores", lo que hace que no tenga toda la publicidad que tienen otras series. Aún así, su calidad ha conseguido que el quinto tomo recopilatorio ("Auténticos desconocidos") haya conseguido una segunda edición, aunque las ventas han podido seguir subiendo. Una segunda edición, para un comic en España, es todo un logro.

La historia, que ya ha alcanzado la treintena de números en nuestro país (repartidos en 8 tomos recopilatorios) nos presenta a Mark Grayson, un adolescente de 17 años, americano, con una vida normal y corriente. Pero en el primer número, su padre le revela que él es Omni-Man, el superhéroe más poderoso e importante de la Tierra (el equivalente a Superman en el universo Image, la editorial americana de la serie), y Mark, su hijo, empezará a desarrollar los poderes pronto. Mark se convierte en el superhéroe Invencible.

A mitad de la serie, los Guardianes de la Tierra (el equivalente a los Vengadores) son asesinados por Omni-Man, y en el #12, Mark lo descubre, lo que lleva a su padre a contarle toda la verdad sobre su planeta de procedencia, como está en el planeta para evaluarlo y debilitar sus defensas, y así poder ser conquistado por su planeta natal, Viltrum, en el que todos son igual de poderosos que él.

A partir de aquí, una mítica discusión padre-hijo con frases geniales ("¡A tomar por culo Viltrum, o lo que sea que me estás contando! ¡Me da igual si vivo un millón de años, este es mi hogar y no dejaré que lo destruyas!" al enterarse Mark de que envejece muchísimo más lento que los terrestres, o "Tu madre no significa nada para mí", respuesta de Omni-Man cuando Mark intenta hacer le entrar en razón.)

Y desde ese momento, una auténtica batalla (que acabará con miles de muertos) entre el superhéroe más poderoso y su hijo, que esta desarrollando los mismos poderes a gran velocidad, el cual, obviamente, recibe una monumentalísima paliza, hasta llegar al...

-Mejor momento: Omni-Man e Invencible se han recorrido el mundo a ostias, e Invencible está hecho papilla, cubierto de sangre, esperando que su padre le remate.

Omni-man: "¡Piénsalo Mark! ¡¡Piénsalo!! ¡Cuanto más crecemos, más despacio envejecemos! Vivirás más que todas las frágiles formas de vida de este planeta. ¡Vivirás para ver el fin de la civilización! ¡Todas las cosas, todos a los que conoces ya no existirán! ¿¡QUE TE QUEDARÁ DENTRO DE QUINIENTOS AÑOS!?"

Invencible: "Tú, papá... Aún me quedarás tú."

Omni-Man: "..."

Invencible: "¿Papá?"

Y una lágrima se asoma a los ojos de Omni-Man, antes de salir volando sin decir nada hacia el espacio.

-Razones: Porque Robert Kirkman es uno de los mejores guionistas de la actualidad (si mirais cualquier catálogo, vereis que prácticamente guioniza una tercera parte de los comics de ese mes) y cómo tal, ha sido ya nominado al premio Eisner y es cuestión de tiempo que lo gane. No sólo es el Maestro de los Zombies (creador de "The Living Dead", todas las series de zombies en general, y la ma-ra-vi-llo-sa "Marvel Zombies" en particular) sino que ssabe pasarse al campo de los superhéroes y hacerlo de manera fantástica, pero sobre todo, CREÍBLE.

Porque la credibilidad era lo que faltaba en los origenes de superhéroes como Spiderman o los X-Men, superhéroes que comenzaban en la adolescencia, y, en mi opinión, de una forma muy distante a como ocurriría en realidad. Y Kirkman consigue que Invencible sea creible, ayudado por un inspiradísimo Ryan Ottley, que vino al rescate de Cory Walker, el co-creador de Invencible, cuando este no pudo mantener la cadencia mensual de la serie. No sólo mantuvo el nivel, con un estilo de dibujo muy parecido (y genial),¡sino que además lo está haciendo mejor!

Y es por eso por lo que supongo que cuando leí invencible por primera vez, pensé: "Si pasara de verdad, pasaría así".

Y es eso amigos. Resumiendo: la serie tiene un dibujo brutal pese al trazo tan simple que tiene, los dialogos son divertidísimos en cualquier situación, y cuando de drama se trata, a la perfección. Os hablaría de lo bien que llevó el guionista las consecuencias de la pelea... Pero esto trata de sólo un mejor momento, no de los doscientos que podría escribir. Así que aquí me quedo.

Sólo una cosa más: se rumorea que Robert Kirkman ha llamado a su hijo recién nacido Peter Parker Kirkman. Por ese detalle, sea cierto o no, merece mi fidelidad eterna.

Buenas noches.

PD: Este y otros comics que querais conseguir, podeis pedirlos fácilmente en Comikers (Avenida de España, 3) y así complacer vuestros deseos friki-culturales. Dios bendiga a la publicidad gratuita.

domingo, agosto 12, 2007

Cosas que estoy aprendiendo en 2007 (2ª parte)

Bueno, ahora que he llegado de mi maldito poblacho, y ya que me he desahogado emocionalmente con la anterior entrada, voy a seguir con mis nuevas entregas cuasi-diarias del blog. (Próximamente, la nueva sección "Mejores Momentos de la Historia del Comic": os la recomiento, aunque no os gusten los comics. Además, el saber no ocupa lugar, ¿estamos?)

Sigamos con estas muestras de sabiduría popular, en las que, si os fijais, pongo muchísimo enfasis en criticar a las compañías telefónicas.

Y con razón.

16º- Rectificar es de sabios.
17º- Intentar dialogar educadamente con una telefonista de una compañía telefónica no sirve de nada. Con ellas sólo hay dos opciones: insultar o comprar.
18º- Si vais por la vida con una sonrisa, la gente lo nota. Y se le pega.
19º- Si te levantas temprano, aprovechas mucho mejor el día. (Atención: he necesitado 19 años para darme cuenta).
20º- Si piensas "podría ser peor", te enfadarás mucho menos.
21º- Desde que cumplen 13 años, los chavales/as no soportan que se refieran a ellos como "niños". Si lo haceis con un adolescente de mayor edad, directamente morireis.
22º- Si haces recados tipo "ir a por el pan" o "bajar la basura" sin rechistar, te sentirás bien. (Se que esto parece ya "El manual del buen cristiano", pero es que es verdad).
23º- Todos somos adolescentes hasta los treinta y pico años. Hecho contrastado cientificamente.
24º- Si salgo de cubatas aguanto más y me lo paso mejor que si salgo de cervezas. Estos os importa exactamente nada, pero es algo que he aprendido, así que lo apunto en la lista.
25º- Cuanto más te empeñas en algo, y más lo persigues, más tarda en llegar (o al menos lo parece). Cuando te relajas, y dejas que las cosas sucedan, suele... Pues eso, suceder... Lo puedes extender a todos los campos, pero sobre todo, al amor. (Y que viva la posición pasivo-pasivo-pero majo-agresivo).

Vale, esta vez la lista ha sido corta, pero cuando estás con la época de estudios, no aprendes muchas cosas de la vida. Aprendes otras cosas, claro está. Sólo que menos útiles.

Además, acabo de volver y estoy nervioso cual colegial, intranquilo y un poquillo hiperactivo... Dadme una tregua.

jueves, agosto 09, 2007

Expecto patronum!

Para conjurar un Patronus hace falta tener un pensamiento que nos inunde de felicidad. Y eso ocurrirá a partir de ahora cada vez que piense en Harry Potter.
Antes no era así, desde luego... Antes le odiaba. No me molesté ni siquiera en leer un poquito. De verdad que no le soportaba. No tenía ni idea de que trataba, ni conocía los personajes, ni sabía nada salvo que, tras el estreno de la primera película, mucha gente se esforzó en hacer hincapié en el increíble parecido (para algunos, inexistente) que había entre Harry y yo.
Y claro... le odiaba.
Por aquel entonces, el hecho de que alguien me hablara del parecido que había entre los dos me parecía un insulto, una ofensa, lo peor del mundo. Tal vez el origen de esto tuviera lugar cuando, a partir de cierto momento, si algún gitano trataba de meterse conmigo, pasaba de llamarme "gafas" (todo un clásico) a llamarme "Harrypotter", así, todo junto.
Y en este estado pasé ¿cuanto? ¿Dos otres años? Dos o tres años odiando a un chaval por parecerse a mí. No tenía ni idea de lo que trataban sus aventuras, ni me importaba. Hasta que una noche, hace poco más de un año, ocurrió algo curiosón.
Llevaba unas semanas depre. Bastante triste. Fue una época jodidilla, y los que me conocen bien ya saben esta historia. Esa noche, un lunes, estaba tumbado en el sofa, asqueado sin ganas de hacer nada, cambiando de canal sin apenas mirar a la tele. Y vi anunciado en TV1 "Harry Potter y la Piedra Filosofal" para esa misma noche.
Le odiaba. Pero, por cabezón, por huevos, y porque si, iba a ver la peli. Me dió por ahí, fíjate tú.
Bendita televisión pública.
Fueron las 3 horas y pico (esos anuncios, oé) más flipantes que tuve en mucho tiempo. Tres horas y pico durante las que olvidé mis tristezas, por primera vez en semanas. Y menuda sonrisa de oreja a oreja...
El martes pedí "La cámara de los secretos". El miércoles pedí "El prisionero de Azkaban". Y después leí el primer libro.
El daño estaba hecho: estaba hechizado.
Perdoné a Harry Potter su parecido conmigo, y dejé de llamar a J.K. Rowling "borracha con suerte" (vale, a veces me clavo un poco...). Durante este curso, por una mezcla de vaguería, de no-tiempo, y de querer leerme los libros en inglés pero no encontrar alguien que me los dejara, no he podido leer ninguno.
Pero eso se acabó en Julio, gracias a Alex (y que haría yo sin tí, jodío) y a su maravilloso pack con los 4 primeros libros.
No los he leído: los he devorado. El médico dice que tengo sobredosis de celulosa en el higadillo.
"The chamber of secrets" cayó en una noche. "Te prisoner of Azkaban" lo terminé en Benicassim. Nada más volver, flipé con las casi 300 páginas extra que no salieron un la película de "El cáliz de fuego", y, por fín, tras ir al estreno de "La orden de fénix", en un par de semanas pude leer el libro (que saqué de la biblioteca apenas media hora después de haber leido el anterior).
Y aquí estoy.
Me he enamorado de Luna, y luego de Ginny. También he creido que los Weasley eran la mejor familia del mundo, y me he divertido con la obsesión muggle del señor Weasley. He sentido un cariño casi fraternal hacia Sirius (tal vez gracias al magnífico trabajo de casting a la hora de elegir a Gary Oldman, el mejor y más polifacético actor del mundo, salvando a John Turturro) y he deseado haber sido su compañero de correrías. He odiado a muerte a Rita Skeeter. Me he dado cuenta de que los hermanos George y Fred Weasley son los mejores y más graciosos personajes, no sólo del libro, sino de muchos otros cuantos he leído (desde aquí mi voto para que les dediquen una película o libro en exclusiva).
Ellos han pasado 7 años juntos. Yo, apenas, juntando todas las horas: unos pocos días. Nunca había tenido tanta necesidad de conocer el futuro de unos personajes de ficción, tal vez con Mundodisco (y ni siquiera) con la diferencia de que con Mundodisco, hay unas 30 novelas que disfrutar, y cuando las haya leído, estaré incluso cansado.
Pero no 7, por favor, no 7.
Es por eso que escribo esto, probablemente, para mí, la actualización más emotiva que he escrito (para otros, la más exagerada), apenas unas horas después de haber terminado el 5º libro, y no el séptimo. Por que cuando termine el último libro, estaré demasiado jodido como para poder escribir nada sobre el tema. Si, "jodido" es la palabra, porque no habré perdido un entretenimiento... Habré perdido unos amigos.
Es curioso. Hace tiempo, leí en una tira cómica de "Fan letal/Fan con nata" de Cels Piñol (creador de Fanhunter y mayor friki de españa) en la que uno de los personajes, fan "a muerte" de Spiderman, se asustaba, porque, tras el estreno de la película, todos conocerían al susodicho, la gente empezaría a creerse fan de toda la vida, los niños jugarían a ser Spiderman... Este pasaría a ser un producto de masas cuando antes era SU Spiderman.
Pues bien, esta claro que yo no soy ningún fan de toda la vida de Harry Potter, ni mucho menos, como ya he aclarado antes. Pero aún así, quiero que MI Harry Potter sea el Harry Potter de todo el mundo. Me da igual que sea un Best-Seller mundial, y que por lo tanto esté al alcance de la mano y sea ensalzado por gente con nulos conocimientos literarios, y todas esas monsergas. Quiero que tanto un pastor como un ejecutivo licenciado en Harvard lo lean. Quiero que los niños esgriman una varita imaginaria al salir de clase gritando "Expeliarmus!" (joer, si hasta ayuda con el latín...). Quiero que tenga lo que se merece, y que no caiga en el olvido. Porque es algo muy especial.
Amigos, habrá quién se tape los ojos, chille, y se tire de los pelos cuando lea lo que escribiré a continuación, pero...
...Harry Potter es pura literatura. Y de la buena. Harry Potter es magia. Y nunca mejor dicho.
Y nada más... Voy a esperar a ver si se acaba mi cautiverio en este precioso a la par que odioso pueblo, y puedo marcharme ya a casita, a relacionarme con la gente... Y a salir corriendo hacia una librería a comprarme "Harry Potter and the Half-Blood prince" cuanto antes.
Porque se me hace la boca agua y el culo sifón.

miércoles, agosto 01, 2007

¿Corazón tan negro?

Un domingo hace unas 2 o 3 semanas, leí en El País el artículo de Elvira Lindo que venía en el suplemento, artículo de esta gran mujer a la que aún no he conseguido pillarle el punto. Para mí, como digo, es muy grande. De hecho, tomarte unas cañas con ella debe de ser el no va más del descojone, si no fuera porque a la muy señoritinga le ha dado fuerte con su obsesión de NY (léase "Níu Yor" o "En Güai"). Pero, en términos literarios, no tengo del todo claro cuando me gusta o cuando me hace chichones, como dice mi santo padre.

Este artículo en cuestión (éste si, este me gustó) trataba, o al menos empezaba, con una discusión que tuvo con un coetáneo en su época hippiosa, oseasé, mediados de los 70. El interfecto tendía a ensalzar a sus músicos favoritos y darles la categoría de dioses. Es algo que me molesta mucho y que, por desgracia, he hecho en muchas ocasiones. Pero la cosa es que estoy deacuerdo con la señorita Elvira cuando digo que, el hecho de que una persona o personaje tenga un don casi sobrenatural para música, no le salva de ser un/a completo gilipollas.

Y ejemplos los hay a cientos (¿por que resuena en mi cabeza la palabra "Gallagher"?). Automáticamente, tras terminar de leer el artículo, comencé a pensar en Amy Winehouse, y a imaginarme una hipotética discusión sobre ella con algún fan.

[Pequeño inciso: os preguntareis (o no, quien sabe) cual es la utilidad de imaginar una discusión imaginaria. Bueno, os explico. Estaba en La Manga. encerrado. Y aún me quedaban 4 días más allí (llevaba 8). Viviendo allí, sin relación con nadie salvo con mis padres (no tengo ninguna queja de eso, sólo estoy describiendo la situación) y de lo único que podía discutir con ellos era de los estudios... Y no, gracias, no fumo, que ya me conozco la cantinela. Así que perdonadme si algunas de las discusiones musicales que tuve fueron imaginarias.]

"Una caja de cerillas, un cucurucho de helado, un bonobús... No, no llevo nada más en el moño."

Amy Winehouse. Increible voz, habría que ser sordo para negarlo. ¿"Canciones para corazones rotos que harían llorar a Billie Holiday y Nina Simone"? Ya. ¿"Prince la ha invitado a su gira"? Claro. ¿"Jay-Z y Snoop Dog se declaran admiradores suyos"? Hombre, por supuesto. Y estaba deacuerdo, hasta que leí en la Rolling Stone de Julio (otra cosa no, pero leer estupideces, las que querais) el reportaje sobre ella, gracias al que me enteré de que, además de alcohólico-drogadicto-autodestructiva (¿que demonios les pasa hoy en día a los artistas? Bueno, ahora que lo pienso, hoy y siempre...) tiene, con sólo 23 años, una brutal relación de dependencia con su "amor de toda la vida", con el que lleva un año y pico, y con el que, por supuesto se casó hace unos días en un arrebato.

"Las canciones de Back to Black se escribieron solas, hablaba de mi relación con Blake, del daño que nos hicimos. Creí que no volveríamos a vernos. A él le hace gracia, pero a mí ninguna, quería morirme."

Claro que le hace gracia, pedazo de crédula. Como que a él no le importas ni la mitad que él a tí. Se llama fama. ¿Cuantas veces te han hecho el timo de la estampita, Amy? Se sincera...

La frase, preciosa oiga, casi tan bonita como la que dijo a continuación, tras una pregunta de la periodista: "Perdona, no te presté atención; estaba pensando en Blake". Pre-cio-so.

Ironía...

Pero claro, ¿quién sabe? ¿Debo fiarme de una revista que acuñó la (para mí) inolvidable frase, y cito: "Los Arctic Monkeys son mucho mejores que los Beatles, pero peores que T-Rex y Slade"? Dios mío, soy defensor de los Arctic como el que más, pero... ¿Estais locos? Abráse visto semejante despropósito... Además, ¿Cómo se califica a un grupo de "mejor que otro" tan facilmente? Puede gustar más o menos, tener más o menos popularidad, ser o no de tu estilo...

Comparar dos grupos de música de esa manera sería como compraar un armario y una cacerola. vale, el armario gana por goleada en el apartado "Capacidad", pero, ¿cual es el mejor?

Un armario

Por otra parte, y ahora que estoy enfrascado con Harry Potter, todo este tema de la objetividad periodistica me ha hecho pensar en Rita Skeeter, reportera del "Daily Prophet", donde básicamente inventa y tergiversa hasta puntos insospechados sus entrevistas, siendo un personaje de ficción que representa al máximo el sensacionalismo en la prensa que nos rodea hoy en día, llegando a ser el personaje más odiado por los fans.

"Ya me has oido Harold, o te cortas esas greñas, o este verano no hay Port Aventura."

¿Es siempre así, también en la vida real? En todo caso, hay que intentar sacar conclusiones propias, basandonos en todas las opiniones que podamos reunir. Mirad a mi padre, que antes se leía El País y el ABC. Pues claro hombre, sed un poco transigentes, leñe.