miércoles, noviembre 21, 2007

¿Sabías qué significa "Rosebud"?

"Rosebud" es una palabra familiar para todos aquellos que hemos visto "Ciudadano Kane", de Orson Welles, film catalogado en numerosas ocasiones como el mejor de la historia. No comparto esa opinión, pero es genial.

Por si las moscas, omitiré la importancia de la palabra "Rosebud" en la película, pues es la principal gracia de la misma...

Algunos de los que la habeis visto debeis saber que la cinta está levemente basada en la vida del magnate americano William Randolph Hearst, que consiguió hacerse, empezando desde abajo, con todos los periódicos influyentes de Estados Unidos (unos 50 y pico) así como con un puñado de emisoras de radio, estudios cinematográficos, y, en definitiva, todo lo necesario para controlar las noticias, useasé, la información.

No hace falta decir que se convirtió en uno de los hombres más ricos de su tiempo.

Pues bien, Hearst hizo un intento fallido de boicotear el estreno de la película de Welles, algo que yo suponía lógico debido a que, en mayor o menor medida, la película retrataba su propia vida, si no fuera por que...

¿Sabíais que "Rosebud" era el apelativo cariñoso con el que Hearst se refería a cierta parte íntima de su amante Marion Davies?

"Rosebud" vendría a significar "capullo de rosa". El resto os lo dejo a vosotros.

viernes, noviembre 16, 2007

Vente pa Alemania, cateto a babor

Hoy es un día especial, porque acabo de recibir una buena noticia, que, a bote pronto, os va a parecer una estupidez.
Acabo de encender la televisión, he cambiado a Cuatro, sólo para enterarme, por medio de una preciosa entrevista (preciosa para mí, claro, todos somos críticos) de Iñaki Gabilondo a Alfredo Landa, que éste último ha sido premiado con el Goya de Honor 2007 a toda su carrera cinematográfica.
Y merecido. Pensad sólo en un momento en todo lo que este hombre ha significado para la historia del cine español. Por Dios, si hasta sale en el Trivial.
La entrevista ha sido corta, familiar, y muy entretenida, pero sobre todo, ha mostrado a Landa como un señor bonachón, que podría ser el abuelo de cualquiera de nosotros (eso sí, un abuelo muy bonachón, y, por supuesto, vasco vasco), que se mantiene sorprendentemente bien y lúcido a los 74 añazos, y que es una perfecta muestra de sentido común.


Me quedo con esta frase/consejo que ha dicho al gran público:
"Vamos a respetarnos, coño. Al fín y al cabo, ¿que es respetarse? Quererse, me cago en diez."
Enhorabuena, grande.