sábado, febrero 16, 2008

¡Oh Capitán, mi Capitán!

Ayer fue un buen día para mí. Así como lo ha sido hoy. No ha sido porque haya sacado matrícula de honor en algún examen (¡ja!), me hayan entregado las llaves de la ciudad, ni haya descubierto la vacuna contra algún tipo de enfermedad (por cierto, y esto va en serio, enhorabuena para los fuera de serie que han encontrado la vacuna para el cáncer de cuello de útero… sois la gente que hace del mundo un lugar de la leche, gracias.)

¿Queréis saber por qué estoy feliz? ¿De verdad?

HA MUERTO EL CAPITÁN AMÉRICA (¡¡POR FÍN!!)
La gente que no está familiarizada con el mundo del cómic, ve al Capitán América (a partir de ahora ‘Capi’) como un fantoche ridículo, un superhéroe que no debe ser tomado en consideración.

Si supierais la verdad…

Gente, el Capi es a los comics Marvel lo que Superman a los comics DC. Es lo más. Es el más sabio. Es el que hace lo correcto. Es el que dirige los supergrupos. Es el que hace que cuando Spiderman duda (es decir, día si, día también), se pregunte “¿qué haría ÉL en mi lugar?”

Por supuesto, eso sólo ocurre en Estados Unidos, entre superhéroes, y entre fans del Capi de fuera de los USA, gente que, dicho sea de paso, nunca entenderé. El Capi, al igual que Superman, es un icono potenciador del patriotismo americano. Ojo, que respeto el patriotismo, pero me parece que todos tenemos el mismo concepto del americano:

Es estúpido, exagerado, y estúpido, otra vez.

Pero el Capi es más estúpido y exagerado que Superman. ¿Por qué? Porque Superman es tratado como un dios en el mundo del comic, pero joder, al menos él es el maldito superhéroe más famoso de su universo. ¿Y el Capi?

El Capi es un estúpido excombatiente de la Segunda Guerra Mundial (que mejores motivos para que un americano se sienta orgulloso) al que inyectaron un suero, se puso TERNESCO, porque no hay otra palabra para esos pechos siliconados a los que llama pectorales, y hala, ¿cómo hacer que llegue a nuestra época, y no cargarnos toda la continuidad de los comics? Pues lo congelamos en el hielo. Venga ya, preferiría que hubiera venido de otro planeta.

Pongámonos en situación: Spiderman (o la Cosa, o Hércules, o Thor, o Iron Man, o Coloso, o Hulka) es más fuerte que él. Spiderman (o otros tantos) es más ágil que él. Spiderman y otros 50 personajes Marvel son más inteligentes, luchan mejor, etc, etc.

Pero todos los superhéroes le respetan. Toda América le respeta. Y lo grave es que esto es cierto tanto en los comics como en la realidad. Porque representa el Sueño Americano. Porque viste los colores de la bandera americana.

Acercaos, amigos extremistas islámicos, vestíos con el rojo, el blanco, y el azul, y podréis atentar impunemente contra el pueblo estadounidense: “-Mamá, mamá, ese hombre con barba y turbante tiene unos tubitos rojos con mecha atados a la cintura…” “-Calla hija, lleva nuestros colores, es un Auténtico Americano.”

Virgen santa.

Por eso voy a comprar el tomo “La muerte del Capitán América” (12 euros, Panini Comics), al igual que compré el tomo de “The death of Superman”. Porque, aunque resucite dentro de 2 o 3 meses, habrá valido la pena ver morir por fin a un personaje tan penoso. Bueno, por eso, y porque los guionistas y dibujantes del tomo son la repanocha, y además han resucitado a Ojo de Halcón (ea, también tengo derecho a alegrarme cuando un personaje que me mola resucita, ¿no?).


Pero, queridos amigos, hoy tengo otros motivos de alegría. Alegría melancólica. Tengo que anunciaros que, tras 12 años…

Dejo los comics de superhéroes.

Si, y no me ha costado nada. Hace un año o año y medio, ya di por perdida a la Patrulla-X y a los X-Men, por CANSINOS. Pero paso de todos. De las 3 series de Los Vengadores que se acaban de sacar de la manga, de Iron Man, de Hulk, de Los 4 Fantásticos. Y a los de DE no me pienso ya ni acercar.

Por Dios, todas las series son iguales: “oh, una alineación inesperada en el equipo”, “oh, un romance inesperado en el equipo”, “oh, ahora vienen unos guionistas que le darán una atmósfera más oscura a la serie”, “oh, ahora estos guionistas se fijarán mas en la personalidad individual de los personajes”, “oh, Magneto no estaba muerto, y ya van 4…”, “oh, ahora Nosequién ha muerto…”

TODOS LOS PERSONAJES HAN MUERTO Y RESUCITADO. TODOS SE HAN ENFRENTADO CON TODOS. YA HAN OCURRIDO LOS CAMBIOS DE ALINEACIÓN MÁS ABSURDOS POSIBLES. TODOS LOS VILLANOS SE HAN VUELTO HÉROES Y VICEVERSA. TODOS LOS GUIONISTAS Y DIBUJANTES HAN DADO UN GIRO RADICAL A TODAS LAS SERIES.
Y ESTO LLEVA OCURRIENDO 40 AÑOS, Y SEGUIRÁ HASTA QUE YO TENGA 80, DEJAD DE MAREAR LA PERDIZ Y HACER ALGO NUEVO, COJONES.

Me retiro. A partir de ahora busco historias originales, sólo me basta con eso. Bueno, y le concedo la amnistía a Spiderman, que es el único que lleva una vida medianamente lineal. Eso sí, como hagan que Peter Parker y Mary Jane se separen, le declararé la guerra a Marvel, y, por supuesto, no volveré a comprar ningún comic de esa editorial. Dejo aquí escrita mi palabra como testimonio.

martes, febrero 05, 2008

El Gran Hermano te vigila

Me encontraba anteayer mirando las estadísticas de las visitas que la gente hace al blog, y me quedé con ganas de decir un par de cosas:

Primero: gracias a esas 141 visitas desde Puerto Rico. Este blog no sería el mismo sin vosotros (me juego la vida a que habéis pasado por aquí de rebote...)

Segundo, el día 4 de Febrero, a las 9:28 de la mañana, mi blog recibío una visita de:
Ministerio de Justicia, Madrid, España
Pues nada más, chicos y chicas, y como diría Patricia Conde: un beso para ese o esa funcionari@ aburrid@/mamonzuelo@ que vigila esta parcelita de Internet.

domingo, febrero 03, 2008

Cloverfield

Ayer hice hecho el que fue técnicamente mi último examen. No sólo eso, sino que además me habían dado mi primera nota, un 7,8. Estaba contento, no tenía nada que hacer y estaba descansado porque llevaba todo el día durmiendo. Además, ¿sabéis qué? Ayer era carnaval, así que en Alicante iba a haber en un ratete un millón de personas disfrazadas y desfasadas dispuestas a darlo todo por la fiesta. Así que la solución era obvia...

Me fui al cine.
Si, hay quien dice que me estoy volviendo un abuelo, que no salgo, que bla bla bla... Y en gran parte es cierto, pero también creo que debes hacer lo que te apetece cuando te apetece, haga lo que haga la gente. Si todo el mundo sale y a ti te apetece dormir, duerme, y viceversa.
La cosa es que hace tiempo decidí ir al cine exclusivamente a ver películas con efectos especiales que merezcan el paseo al centro comercial, o como mucho, películas que tengan una gran contenido friki. No me gusta ir al cine para ver una peli "de conversación", un drama, un thriller, una comedia... Lo siento, pero necesito ver ese tipo de películas en una ordenador, o a poder ser, en el sofá de mi casa, yendo al baño cuando lo necesite, modulando el volúmen a mi antojo, rebobinando cuando no oiga bien algo... son películas con una mayor carga introspectiva, y oye, me gusta vivirlas sólo, o pudiendo elegir la compañia.
Para ver las películas de este tipo me gusta tener cuidado con quien voy, porque o vas con flipaos que sólo ven cine de acción, tiros y explosones, con los que te esperan frases como "¡¡NeneNeneNene, qui guapoooooo!!", o bien culturetas del cine que sólo soportan cine de autor turco-chipiriota, con los que debes esperar frases como "por Dios, vaya mierda de película"... ¡¡¡Joder, yo sólo quiero ver la peli, entretenerme un ratete... No voy a hablar de los energúmenos que puedes encontrar en el cine, porque esto no acabaría nunca. (Inciso: ayer fue sido una excepción, durante y tras la película no se oyó ni un alma).
Me mola ver en cine las películas que tienen unos efectos especiales dignos de ver en pantalla grande, vease Transformers, Sin City, o, por qué no, Cloverfield (me niego a llamarla 'Monstruoso'). Es mejor para apreciar más la imagen, y además, gracias a la capacidad de las salas actuales para perforarte los tímpanos hasta la hemorragia, te metes perfectamente en la historia. Si un personaje le dispara a otro, tu probablemente pienses que alguien te acaba de perforar la nuca con un taladro. Pero tiene su encanto.

Pues Cloverfield tiene una alta carga friki y además efectos especiales, ¿que más pedir para ir al cine?

Antes que nada, un comentario dirigido sobre todo a mis hermanas. No voy a decir si la película me gustó o no me gustó, pero no porque me moleste que digan que me gustan todas las películas que veo, sino porque me fastidia. Tienen razón.
Cloverfield es una película que puede definirse en 5 ideas:


Cloverdield = tensión constante + momento gore + ¿y el monstruo? + final previsible + estómago revuelto

Tensión constante: El objetivo de una película, a grandes rasgos, es parecer creíble, ¿no? Que en menor o mayor medida te metas en la historia. No hasta el punto de gritar en medio de la sala "¡¡cuidao con el chino, que lleva una pipa!!" pero al menos, llegar a alcanzar cierto grado de complicidad con los personajes. Pues yo en la película lo pasé mal, me agobié. No un agobio de revolverte en la silla, sino un agobio que te hace no mirar para ningún lado que no sea la pantalla durante la hora y pico que dura la proyección. De hecho, no dije ni una palabra durante la película, algo poco normal en mí (el único comentario que hice fue cuando al principio de la película sonó "The underdog" de Spoon, te-ma-zo) porque estaba metidísimo en la película.

Os juro que estaba tan tenso que podría haber cascado nueces con el ombligo.

Pero lo curioso es que no era un tensión de mierda-seguro-que-ahora-viene-un-susto, sino que sufría por las decisiones que tomaban los personajes, y ver las putadas que les ocurren. Y ninguno de esos momentos de tensión era "de susto" tipo REC. Me gustó que en vez de pensar "mierda, mierda, mierda, esto está demasiado tranquilo, algo va a pasar..." pensara "mierda, mierda, mierda, no hagais eso, va a salir mal, va a salir mal..." pero no pasaba nada. Absolutamente nada. Y lo has pasado mal porque sí.

Punto a favor para Cloverfield.

Momento gore: Cloverfield no es una película de asco, ni de susto, ni de muertes (aunque hay muertes, claro). Y por supuesto, ni siquiera el momento más asqueroso de la película es asqueroso, porque lo dejan a la imaginación. Voy a explicarme.

En la película, todo pasa muy rápido, la cámara tiembla mucho, y no hace planos fijos durante mucho tiempo, lo que nos crea una sensación constante de ¿¡qué era ESO!? El "momento gore" es así. Sólo se ven dos sombras durante apenas un segundo. Nada más. De hecho, cuando le pregunté a la persona que venía conmigo que qué había visto el, me dijo algo distinto a lo que yo pensaba.

Si has visto muchas películas de ciencia ficción, y en este momento estoy pensando en "Alien", "Slug, muerte viscosa" y cualquier película en la que respeten la veradera transformación de los hombres-lobo, os pasará lo mismo que a mí: no sabréis lo que habéis visto, pero os lo imaginaréis. Y la imaginación puede dar mucho más asco que la realidad, sobre todo si tienes mucha.

Supongo que por no ser una película explícita, es un punto a favor, pero a mi me dió ganas de vomitar, punto en contra.

¿Y el monstruo?: Chapeau. Bravo. Era la forma más fácil de cagarla en la película, y realmente estoy sorprendido. No han recurrido al recurso fácil de convertir al monstruo en una estrella, en el protagonista de la película. Y venga primeros planos, y venga. Pues no.

Lo primero, nunca se ve el monstruo entero en la película, y eso se agradece. Un poquito de misterio. Las películas que agobian, las que dan miedo, son aquellas en las que no se ve, o sólo se intuye levemente al monstruo/malo de turno. Se nos ofrecen imágenes de distintas partes del cuerpo del monstruo, y nosotros las unimos en nuestra cabecita. De hecho, en el único primer (primerísimo) plano de la criatura, ni siquiera entiendes bien su cuerpo. Yo dije "vale, esa es su cara, pero... ¿qué es lo demás?". Por cierto, puntazo increíble: la criatura mola. Pensaba que era obvio que iba a ser horrible... pero oye, a mi me gustó mucho, punto a favor.

En cuanto a los parásitos... Vamos a ver. Desde un punto de vista biológico, me parece creíble y lógico (no quiero dar más detalles) pero... ¿era necesario? No. Rotundamente no. Los parásitos son la mayor sobrada de la película. Sólo sirven para crear esa atmósfera de miedo directo que tienen las películas de terror con mosntruos. Y esta película estaba bien como película de catástrofe natural, más que de terror.

Puntazo en contra.

Final previsible: Los últimos 10 minutos de películas son son obvios. Se veían venir. Es más, podría haber adivinado plano por plano lo que iba a suceder. Esto, siguiendo la mitología de las películas de zombis, me parece digno de respeto. Estas películas DEBEN acabar así. Es como una norma no escrita.

¿El problema? Señores, esta no es una película de zombis. ¿Por qué todas las películas de ciencia ficción catastróficas terminan igual? Venga ya. Punto en contra.

Estómago revuelto: Creo que es por la mezcla de la tensión constante con los mareantes movimientos de cámara, pero cuando acabas la película, tienes unas ganas de vomitar que lo flipas. Cómo dijo mi amigo: "vas al cine a relajarte, y sales peor". Ahora entiendo por qué durante los créditos finales, nadie en el cine dijo una sola palabra en toda la sala. Quiero pensar que todos estábamos hermanados por la incomodidad estomacal. Más tarde me enteré de que en algunas salas que habían proyectado Cloverfield, la gente salía a mitad de la película a vomitar y que, aún es más, en los cines americanos colgaban un cartel advirtiendo que la película podía causar los efectos de mareo similares a los de una montaña rusa.

Punto a favor, lo que busco en una película es que no me deje indiferente.

Hablaría de la importancia que tiene el hecho de que la película de mayor importancia en muchos momentos al género "drama" que al género "ciencia-ficción" o "terror" o "acción" (algo curioso y que se agradece) pero prefiero dejarle esa tarea al señor Nacho Vigalondo (autor de los cortos "7:35 de la mañana", "Cambiar el mundo", "Choque" y pronto su primer largo, "Los Cronocrímenes") que sabe mucho más de cine que yo, y que además parece ser muy fan de las películas de serie B. Soy adicto a su blog, dónde cuenta sus andanzas en los U.S.A. Aquí, si queréis más info: http://blogs.elpais.com/nachovigalondo/index.html

Una útima cosa: llevábamos mucho tiempo esperando una película decente o mítica de ciencia-ficción, monstruos... es decir, un "Alien", un "Depredador", un "Jurassic Park"... Se agradece una de estas pelis frikis de vez en cuando (ahora mismo sólo me vienen a la cabeza "Cloverfield" y "Transformers", fíjate...).

sábado, febrero 02, 2008

...el lesbianismo invasivo

[Comenzamos mi nueva sección "Odio..."]

¿Alguna vez habéis hablado con una chica (este caso se da casi exclusivamente en féminas) que es lesbiana, y se las ha apañado para dejarlo claro en cada frase que decía?

¿Estabas hablando con ella de la subida que ha experimentado la barra de pan en el último semestre, y ella, sin que tengas la más remota idea de cómo, ha metido en la conversación la frase “porque como soy lesbiana…”?

Tranquilos, nos ha pasado a todos.

Comunidad homosexual (lesbianas especialmente):

Estamos en el siglo XXI. Conocemos la homosexualidad. Tenemos amigos homosexuales (algún día escribiré sobre la gente que considera moderno tener un colega gay, el súmmum de la estupidez). Estamos acostumbrados a ver homosexuales. Sabemos que sois iguales que nosotros. Se os respeta. A no ser que seas Jiménez Losantos o un sucedáneo, no tenemos nada en contra.

Entonces…

¿Por qué, oh, por qué, me pregunto agonizando, os empeñáis en poneros en un grupo aparte cuando lleváis décadas intentando que haya igualdad?

Por Dios, que no nos dais asco. Salvo casos extremos, no os vamos a mirar mal, le vamos a tapar los ojos a nuestros hijos, o se nos caerán los monóculos.

Que no sois negros, hombre.

PS: Antes de que salte alguien, esto último era una cita de Ana Rosa Quintana. No voy a decir nada de ella porque ya le dieron lo que le tenían que dar en “Se lo que hicisteis…”