martes, marzo 08, 2011

Lo bonito del "ateismo"

Como ya hablaba el otro día con Peralta, lo cierto es que no soy exáctamente ateo. Soy algo que va más allá. No es cuestión de ser más que nadie, sencillamente, creo que el ateismo conlleva un posicionamiento en contra de algo (en este caso, la existencia de un ser superior), y eso significa no ser indiferente. Significa opinión, matices, puntos de vista.

Cuando digo que estoy más allá de esto, me refiero a que me la pela tantísimamente tanto que haya o no haya algo, que le dedico al tema, en mi mente, un tiempo mucho menor de lo que cualquier otra persona pueda dedicarle. Es decir: no soy el único, habrá más gente que sienta (o le resbale) lo que yo siento.

Pero lo que no me gusta es que, por lo general, se toma el hecho de tener una creencia en algo, un "sentimiento inexplicable", como algo bonito, algo inspirador, sentimental, casi artístico. Y los que no creemos, o no nos interesa lo más mínimo creer en nada, pecamos de desencantados. De poca profundidad. De sosería incluso.

Hace dos días me alegré mucho al encontrar, en Portal 42 (un tumblr o lo que Dios quiera que sea, que hace las delicias de muchos frikis como yo), unas viñetas de un comic en el que aparecía Bill Rayos Beta. Y ahora os explico quién es Bill.

Bill Rayos Beta es un sucedáneo de Thor del cual no se absolutamente nada. Sólo se que tiene una fisionomía caballuna, y que es portador del martillo. Absolutamente nada más. Siempre lo he visto como el equivalente a Máquina de Guerra para Iron Man. Nunca me he informado, y mira que he perdido el tiempo leyendo biografías de personajes muy chorras...

Y de repente, en tres viñetas, Bill Rayos Beta resume toda mi filosofía de vida.

- Estoy sólo. Miro a los cielos y los creo vacíos. Y si no vacios, la sola idea de venerar a aquello que more allí me parece obscena.

- Pero, ¿por qué continúas?

- Eso no cambia lo que es correcto. Si no hay nada más que lo que nosotros hacemos en este mundo, hermanos... hagámos lo bueno.

Bill Rayos Beta acaba de entrar en el Top 5 de mis personajes de cómic favoritos.